Mi lista de blogs

martes, 3 de abril de 2012

Un relato

Recuerdo esa mañana como un soplo de aire fresco, paradójico si como he de hacerlo, añado que fue uno de los dos días más calurosos del verano.
Eran apenas las nueve de la mañana y sentada en la terraza de un pequeño bar, moví ligeramente la silla para seguir debajo de la sombra, hacía ya más de 25º encendí otro cigarro mientras apuraba el ultimo sorbo de un café, una mañana más, un día más comenzaba con su rutina despiadada...

Al levantar la vista, alguien me saludó  y yo asentí por inercia y apuré un café ya inexistente y seguí fumando.
Una sombra se plantó delante de mí, levanté la vista y unos ojos sonrientes me observaban, algo sacudió mi cerebro, esa mirada...
Mi mente se aclaró, mis ojos y mis labios sonrieron... hacía tanto tiempo, 15 años, 20 ... mi cabeza funcionaba a toda velocidad, procesando recuerdos que creía olvidados.
Me levanté y nos abrazamos, un abrazo largo y cálido que animó mi espíritu, un abrazo largo, interrumpido por un cigarro, pues de pronto escuché un grito, le había quemado.

Este fue el comienzo de una intensa temporada que pudo ser de todo, menos rutinaria.
Recuerdo como uno de mis pensamientos inmediatos fue el darme cuenta de que no me había arreglado esa mañana, bueno, ni esa, ni las mañanas anteriores desde hacía varios años y recuerdo que me odié por haber adoptado esa costumbre, si bien he de decir que a él no pareció importarle en absoluto, a juzgar por la cara con que me miraba...

No hay comentarios:

Publicar un comentario