Mi lista de blogs

domingo, 22 de abril de 2012

lo que queda

Entre tu y yo,
ya no queda apenas nada,
sólo el sutil vibrar
de los momentos que compartimos.
Entre los desafíos está
el seguir viviendo
sin el viento a favor,
conteniendo desatinos,
aminorando lamentos,
enfrentando los destinos,
ubicando desencuentros.


la chispa de la vida

Son como las seis de la mañana, el furgón va lleno a tope y todas van situadas en sus lugares, sin moverse, sin hablar, tan solo de vez en cuando algún bote, algún irse hacia adelante y luego hacía atrás, pero no dicen nada, no protestan, el camino es largo y ella de pronto se preocupa ¿donde van? ¿qué está pasando? ¿porqué visten todas igual?¿porqué tanto silencio?...

Mira a su alrededor, todo lo que es posible alcanzar desde su posición, todas están quietas, silenciosas, tristes....
Cuando las pusieron en sus sitios, todas estaban más animadas, se miraban entre ellas y se lanzaban sonrisas de complicidad, se erguian presumidas al ver sus uniformes nuevos, rojos, brillantes, a ella aquello le había hecho sentirse orgullosa, y percibió en el ambiente que el orgullo era común... y a la vez ese temblor emocionado que notaba en casi todas: por fin se acercaba el momento, el momento cumbre de sus vidas (recién estrenadas) el momento para el que habían sido creadas.

El camino es largo, demasiado, y empieza a impacientarse, cree percibir en las demás sensaciones similares, piensa que todas se deben preguntar las mismas cosas: ¿qué pasará si hay un accidente? se herirán, se romperán, se arrugarán, se derramaran sus vidas y se perderá el motivo para el que fueron creadas, su vida, de pronto, carecerá de sentido, su existencia, habrá sido en vano.
No quiere seguir pensando en esas cosas, si pudiera girarse y mirar... ver como están todas las del lado opuesto, si tienen el mismo aspecto entre asustado e impaciente que sabe que ella muestra, pero no puede moverse y su visión siempre es la misma.

Después  a ella y a otras de su grupo las llevan a un lugar muy oscuro, no sabe cuanto tiempo pasa allí, acaba sumida en un sopor que le quiebra los pensamientos, casi ya no recuerda el motivo de su existencia.

Por fin un cambio, a ella y a unas pocas elegidas las sitúan en un lugar algo elevado, todas en la misma posición, hay luz, hay gente, algo le dice que pronto.... unos ojos enormes y curiosos la están mirando, un dedo la señala y una mano muy grande se le acerca y la agarra con fuerza, casi se ha asustado, luego ha viajado un rato, con más cosas, cosas extrañas para ella, otro viaje en coche y varias horas pasando un frió insoportable que le hace temblar, los mismos ojos la miran ansiosos, una mano la aprieta, ella siente como algo se agita en su interior... ha llegado el momento...
Clac... siente la espuma salir con fuerza, las burbujas atropelladas se agolpan en la salida, cae en un pozo oscuro y cálido, siente que su vida se va deslizando por un abismo, aún alcanza a ver como su cuerpo rojo es estrujado con fuerza, mientras, va perdiendo la noción y no alcanza a ver que todo ha terminado, su vida se ha diluido en una sonrisa de placer.
¿Y esto era la chispa de la vida?



miércoles, 18 de abril de 2012

euforia

Mi autoestima,
subió como la espuma,
de una caña mal tirada.

Era yo entonces la reina
y así, como tal obraba,
deslizáronse en mis sueños
esas facciones amadas,
esas miradas furtivas,
de unos ojos que adoraba,
de una voz que me mecía,
como en los brazos de un hada.

De un amor evanescente...
que pululaba en mi mente
transformándola en su esclava,
y a mí en esclava.

Esclava del amor,
¿o el amor me liberaba?


martes, 17 de abril de 2012

lo que odio

Odio
la idea de partir sin ti,
el sonido del silencio me atormenta,
busco tu voz, con furia,
mientras que dura el día,
hallo tu luz, ya libre,
casi al nacer la noche.
Y entonces,
con tu voz,
proclamo
amores que me pesan.


Sólo soy

Sólo soy 
la sombra de mi sombra,
abre bien los ojos,
si sospechas,
que el sol
reflejará con avaricia
y brillarán mis ojos como estrellas.


martes, 3 de abril de 2012

Amor Eterno


Abrazados, tan apretados como podemos, sintiendo el calor, la respiración, el temor...
Hemos decidido estar juntos hasta el final, seguramente aún nos quedaran varias horas.
Hacemos por ignorar gritos, sirenas, bocinas, llantos que
vienen de la calle, de la propia escalera, de los vecinos...

Desde que oímos la noticia y nos miramos incrédulos, luego gritamos, lloramos,acabamos abrazados en un mar de lágrimas, y creo que fue al mirarnos a los ojos anegados de amor y miedo, cuando decidimos pasar el tiempo que quedase, horas o minutos, amándonos.

Después de todo íbamos a ser irónicamente consecuentes...la noche anterior nos habíamos conocido, bailado,y entre copas y risas nos habíamos enrollado y de camino hacia mi casa, ebrios de amor y deseo... nos juramos amor eterno.

Ahora seguimos abrazados, hace rato que dejamos de escuchar las noticias y de llorar, ya nos limitamos a cumplir la promesa y esperar...






el amor 2010


Un relato

Recuerdo esa mañana como un soplo de aire fresco, paradójico si como he de hacerlo, añado que fue uno de los dos días más calurosos del verano.
Eran apenas las nueve de la mañana y sentada en la terraza de un pequeño bar, moví ligeramente la silla para seguir debajo de la sombra, hacía ya más de 25º encendí otro cigarro mientras apuraba el ultimo sorbo de un café, una mañana más, un día más comenzaba con su rutina despiadada...

Al levantar la vista, alguien me saludó  y yo asentí por inercia y apuré un café ya inexistente y seguí fumando.
Una sombra se plantó delante de mí, levanté la vista y unos ojos sonrientes me observaban, algo sacudió mi cerebro, esa mirada...
Mi mente se aclaró, mis ojos y mis labios sonrieron... hacía tanto tiempo, 15 años, 20 ... mi cabeza funcionaba a toda velocidad, procesando recuerdos que creía olvidados.
Me levanté y nos abrazamos, un abrazo largo y cálido que animó mi espíritu, un abrazo largo, interrumpido por un cigarro, pues de pronto escuché un grito, le había quemado.

Este fue el comienzo de una intensa temporada que pudo ser de todo, menos rutinaria.
Recuerdo como uno de mis pensamientos inmediatos fue el darme cuenta de que no me había arreglado esa mañana, bueno, ni esa, ni las mañanas anteriores desde hacía varios años y recuerdo que me odié por haber adoptado esa costumbre, si bien he de decir que a él no pareció importarle en absoluto, a juzgar por la cara con que me miraba...

sonrisa

Y
yo
de momento
estrenaré una sonrisa,
y
la compartiré contigo,
si deseas,
saben mejor,
ya lo ves,
las sonrisas compartidas,
porque saben
como a miel.